¿Cuidas los frenos de tu coche? Atento a estos síntomas

difauto Taller 0 Comments

Ya estamos en pleno verano y con él llegan las ansiadas vacaciones. Si no las estás disfrutando todavía, seguramente las tengas dentro de nada… ¡paciencia!

La llegada del periodo vacacional es el momento de los grandes viajes, de los desplazamientos por carretera hasta esos lugares que estás deseando descubrir o simplemente poner rumbo a la playa y perderte entre esos ocasos infinitos frente al mar.

Bien, todo esto será posible si tienes tu principal aliado en perfectas condiciones: tu coche. Porque tu vehículo puede ser la puerta a la felicidad o al fastidio si te deja tirado en mitad del viaje. Hoy vamos a analizar uno de los elementos con el que más cuidado debes llevar de tu coche: los frenos. Además de suponer un básico y necesario sistema de seguridad activa, los frenos es lo único que te permite detener el vehículo en caso de ser necesario.

Este tipo de elementos no suelen generar fallos de manera repentina, normalmente suelen proporcionar señales de que se van desgastando. Es por ese motivo que debes acudir a tu taller para que puedan realizar un análisis completo del estado de tus frenos, en el caso de que muestre alguno de los síntomas que pasamos a analizar a continuación:

  • El pedal está muy duro: Este síntoma puede hacer referencia al hecho de que las pastillas están sucias por manchas de aceite o por líquido de frenos. También es posible que pueda dar fallos el pistón de la pinza, los discos o el servofreno.
  • El pedal tiene cierto tacto esponjoso: Si este es el síntoma que presenta tu coche, significa que el líquido de freno contiene aire o que ha podido absorber humedad. De esta manera, al calentarse el agua y entrar en ebullición, se convierte en vapor y produce esa sensación esponjosa.
  • Pedal con excesivo recorrido: Si es necesario que pises a fondo el pedal para detenerte del todo, puede existir algún problema con las pastillas, el líquido de frenos o el sistema hidráulico.
  • Pedal que no retorna a su posición normal: Si observas que, al pisar el pedal de freno, este tarda en recuperar el punto inicial de reposo, es posible que se haya producido algún problema de tipo mecánico que imposibilite el movimiento normal de pisar el freno.
  • Al frenar, escuchas pitidos metálicos o chirridos: En el caso de escuchar alguno de este tipo de sonidos, es posible que se haya colado arena o polvo entre el disco y la pastilla de freno. También cabe la posibilidad de que las pastillas tengan un desgaste muy alto y sea preciso su cambio inmediato o que haya algún tipo de problema o daño en los discos.
  • Cualquier comportamiento extraño: Si observas cualquier actitud extraña cuando pisas el pedal del freno, como oscilaciones hacia un lado o que los neumáticos se bloquean, ten muy presente que estás frente a algún problema con los frenos o con la suspensión de tu coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *