¿Aparcas tu coche en la calle? Consejos para protegerlo

difauto Taller 0 Comments

El verano es el momento que solemos aprovechar para realizar el mayor número de escapadas posibles dado que contamos con algo más de tiempo que a lo largo del año. Ya sea un destino urbano o natural, lo cierto es que es en estos meses estivales cuando la carrocería de nuestro vehículo más se expone a sufrir daños.

Lo cierto es que el correcto mantenimiento de nuestro coche requiere de cuidados constantes, sobre todo en estos meses de verano, pero también a lo largo del resto del año, en especial si sueles aparcar en la calle. En el post de hoy vamos a ofrecerte una serie de consejos para que, si es imprescindible que dejes tu coche estacionado en la vía pública, esté lo más protegido posible.

Para empezar, presta mucha atención al escoger el sitio en el que vayas a aparcar: observa que sea un buen lugar para dejar tu coche, con suficiente espacio para evitar roces innecesarios de los vehículos que aparquen delante y detrás. Es importante, asimismo, que busques alguna sombra y evites el contacto directo del sol, sobre todo en las horas punta del día: para ello, es útil que intentes dibujar una línea imaginaria del movimiento del sol; de esa manera, podrás anticipar el mejor lugar para evitar en la medida de lo posible los rayos solares. En este sentido, y si no es posible encontrar ninguna sombra, te recomendamos que lleves siempre en el interior de tu vehículo un parasol y fundas protectoras. Estos elementos minimizarán los efectos solares y, además, mantendrá fresco el interior del vehículo.

Otra de las consecuencias adversas del calor sobre nuestro coche recae directamente en los neumáticos; préstales especial atención al regreso a tu vehículo y antes de volver a circular con él, sobre todo, fíjate en la presión que tienen.

También es importante llevar un control del aire acondicionado, comprobando de manera periódica que funciona correctamente y para evitar que nos falle en el peor momento. Dejar el coche estacionado durante largo tiempo puede afectar precisamente a este sistema, así que te aconsejamos que regreses de vez en cuando y enciendas el motor para probar su funcionamiento.

Quizá puedas pensar que la sombra de los árboles sea una buena opción de estacionamiento; así, tu vehículo se mantendrá fresco y evitarás el intenso impacto del sol. Sin embargo, debemos recomendarte que pienses en otro sitio: los árboles son sitios de parada de los pájaros y es muy posible que, al regresar a tu coche, lo encuentres repleto de excrementos que, además de ensuciarnos el coche, la acidez que incorporan nos corroe la pintura de la carrocería. Si, pese a estos consejos, o quizá porque no has encontrado otro estacionamiento, finalmente has tenido que aparcar bajo un árbol con la consiguiente desagradable sorpresa, debes limpiar tu coche lo antes posible, preferiblemente con una manguera. Si no tienes una a mano, un pañuelo de papel también te puede servir.

Presta mucha atención a estos consejos la próxima vez que hagas una escapada y debas dejar tu coche aparcado en la calle, ¡recuerda que luego te tiene que traer de vuelta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *